martes, 13 de agosto de 2013

The Whore of Babylon

No sé si la mejor forma de empezar un post que lleve la palabra puta (whore) en el título sea mencionando a la mujer de mi vida, mi esposa, pero no veo mejor forma de regresar a la escritura de no ser por la felicidad que me embargan estos tiempos en los que vivimos recientemente. ¿Les he contado que no hay muchas cosas que disfrute más que ver «la tele» con ella?

Realmente no es la tele lo que vemos, la modernidad nos lleva ahora por rumbos distintos. Ahora tenemos Netflix y prácticamente casi todas las noches -como una especie de ritual- vemos uno o dos capítulos de alguna de las series que no hemos visto... Hasta ahora.

Y es que, luego de terminarnos How I Met Your Mother, House of Cards y Orange is the New Black (de las cuales también espero dedicarles algunos posts), retomamos una serie que ya habíamos visto cada quien por separado y que personalmente es mi favorita porque con ella me siento identificado en muchos aspectos porque siento que la conocí en tiempos transtornados por temas que ya habré de compartir en algún(nos) post(s) posterior(es), y The Whore of Babylon es el título del tercer capítulo de la primera temporada, la mejor que haya tenido esta serie, la que puso el listón alto y que se defendió con ese mismo nivel durante la segunda y la tercera temporada, que no resistió con tanta fuerza la cuarta pero que aguantó estoicamente, que intentó la quinta y que sufrió en la sexta, pero que tiene mis esperanzas puestas en la séptima, la última.

Californication pues, no es una serie nueva, es de 2007 y que este 2013 cerró la sexta temporada y sólo queda por cerrar su temporada final, pero es sin lugar a dudas una joya de la televisión anglosajona que retrata de primera mano la la destrucción personal a la que se somete y que incluso toma como estandarte el protagonista, Hank Moody, escritor profesional que tuvo éxito con su primera publicación, convirtiéndose en Best-Seller y que fue incluso fue llevada al cine, pero que ha sido incapaz de repetir aquel éxito y que se ha refugiado en el alcohol y las mujeres al no poder regresar a ese camino del éxito. Ahora bien, este personaje es llevado a la vida por un actorazo del tamaño de David Duchovny, a quien seguramente deben conocer por su papel (papelazo!) como el Agente Fox Mulder en The X Files, serie de culto más aclamada y exitosa que ha tenido la cadena FOX y que se ha convertido en un ícono de la cultura popular al explotar e inspirar una gran cantidad de teorías sobre conspiraciones y la existencia de vida extraterrestre, a menos que hayan pasado los últimos veinte años (si, ya va a cumplir vigésimo aniversario de estreno!) encerrados es una cueva.

Pero bueno, regresando a Californication, lo importante ahora es que aunque apenas vamos comenzando la revisita, estoy disfrutando de mi serie favorita desde otro ángulo. Debo decir que tiene momentos sublimes dentro de una constante de sinsentidos y que, casi siempre a manera de reflexiones, trata de retratar esa lucha del hombre por mantener, como dice el propio Hank, his shit together. Y verla de nuevo me hace recordar esos tiempos en que veía aquellos primeros capítulos y me hace ver cuánto mejor estoy ahora, con mi mujer y mis hijos, y me hace muy feliz. Más feliz de lo que ya sabía que era ahora al tenerlos por fin junto a mi.

Y para cerrar este post, quiero dejarles la escena final del tercer capítulo (en ese vamos) de la primera temporada, esperando que los anime a adentrarse en este fantástico viaje que es Californication. Estoy seguro que no se arrepentirán.


acá la transcripción:

Good morning, Hell-A... 
In the land of the lotus-eaters time plays tricks on you... 
One day you 're dreaming, the next your dream has become your reality... 
It was the best of times... if only someone had told me... 
Mistakes were made, hearts were broken, harsh lessons learned... 
My family goes on without me, while I drawn in a sea of pointless pussy... 
I don't know how I got here... But, here I am. 
Running away in the warm California sun. 
There are things I need to figure out... for her sake at least... 
The clock is ticking, the gap is widening. 
She won't always love me no matter what.